¿Cómo la hizo el que la hizo?

Usted está participando de un taller de emprendimiento. El expositor de hoy (casi siempre es un varón), “la hizo”. Usted quiere aprender cómo la hizo. El speaker ya ha dicho las palabras mágicas: “esfuerzo, trabajo y perseverancia” y usted sigue a la espera. Quiere ejemplos para mirar su propio proceso de emprendimiento, comparar y aprender. Entonces, es posible que El Que La Hizo  EQLH–  agregue, a modo de cierre de su primera parte: “al inicio es complicado, sobre todo si no  tienes capital”.  Entonces usted se pregunta: ¿Por qué si yo trabajo mucho, soy esforzado y perseverante, todavía no la hago? ¿Qué me falta? ¿Qué no hago?

De todos modos, los asistentes se deleitan. El que la hizo trajo una presentación en Prezi, es apasionado de lo suyo (es evidente que el tipo vibra), relata anécdotas, repasa cifras, recuerda nombres y si bien no partió en un garage, algo de eso hay. Y si algún joven aspirante a emprendedor pregunta: “¿Y la suerte!?, usted cree que la suerte influye en el éxito?”,seguramente EQLH lanzará una frase del tipo:

“En alguna ocasión le preguntaron a Tiger Woods si creía en la suerte y Woods dijo : “Que si creo en la suerte? Claro. Entre más practico, más suerte tengo.” Risas. Aplausos. Los ejemplos que muestran prácticas no aparecen. Las generalidades divierten, pero poco enseñan, más allá de mostrar anímicamente, que algo es posible.

¿Por qué ocurre esto? En general porque Quienes La Hicieron, conocen bien el proceso de lo que han realizado, pueden detallarlo, dar cifras, actividades,  pero no necesariamente tienen una interpretación, acerca de cuáles son las prácticas o habilidades que les permitieron ser los realizadores que son. Conocen de primera mano los hechos, pero no tienen una interpretación muy potente del fenómeno. Y no tienen por qué tenerla, son emprendedores o empresarios, no estudiosos de la materia.

¿Qué hay a la base del fenómeno del emprendimiento que (casi) nunca EQLH describe con claridad? ¿Qué habilidades son constitutivas de toda acción emprendedora y que usted puede observar, desarrollar o potenciar? Más allá de las 3 P (paciencia, perseverancia y pasión), que muchos mencionan hay algo. Hay habilidades. Esto es, ciertos hábitos en-carnados, in-corporados, que le permiten a un emprendedor hacer lo que hace.

En esas habilidades son reconocibles 4 acciones centrales en torno las que gira el emprendimiento:

1) evaluar espacios de intereses de personas y comunidades;

2) hacer buenas ofertas para lo que falta o hay que mejorar en esos espacios;

3) pedir ayuda a colaboradores, socios, entidades y

4) declarar qué se hará (emprenderá) para cambiar, orquestar valor y satisfacer personas en esos espacios.

Estas cuatro habilidades son universalmente “entrenables”, se pueden desarrollar o reforzar y, posibilitan a su vez,  cuatro espacios de prácticas en que los emprendedores organizan sus empresas o emprendimientos:

– Vender, La habilidad a entrenar es la de ofrecer o hacer buenas promesas. No hay emprendimiento si no hay ventas.

– Diseñar, Las habilidades a entrenar son las de declarar y  la de evaluar. El diseño funda todo emprendimiento. EQLH tuvo un arrebato pasional, más que una cerebral decisión solitaria. Todo diseño parte de una especulación que responde a una pregunta o sensación, que avanza a tientas,

– Realizar, Las habilidades a entrenar son las de declarar, pedir, prometer y evaluar. Sin una buena entrega de la propuesta de valor, ésta se anula a sí misma. No es sostenible un emprendimiento, si la entrega del valor propuesto es deficitaria.

– Equipar, La habilidad a entrenar es la evaluar para seleccionar colaboradores, herramientas y procesos y realizar con los estándares exigidos por los clientes, lo que les hemos prometido

Comentarios

Comentario

A %d blogueros les gusta esto: